Páxinas

luns, 18 de maio de 2009

Benedetti. In memoriam

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía
Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra
Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte de los otros
Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

4 comentarios:

mariajesusparadela dixo...

Lonxe dos seus oitenta e tantos, pero sabendo xa o que é o océano. O Atlántico.

Sun Iou Miou dixo...

É así como morrer aos anacos, fragmentándose un en todos os outros que o formaron. Ao final, morremos de lepra emocional.

(E desculpe que lixe este espazo cunha pregunta que non vén a ton, pero por que borrou o seu primeiro comentario? Os seus gustos non son así tan nefandos, meu. Biquiño)

Peke dixo...

Gustoume o poema.

Peke dixo...

E gústame moito a foto da cabeceira.