xoves, 11 de setembro de 2008

Allende



Trabajadores de mi patria: tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Éstas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.


(Hai 35 anos, tamén un 11 de Setembro)

4 comentarios:

mariajesusparadela dixo...

Onte, outra persoa lembraba tamén a Allende:No blog do País "Mira que te lo tengo dicho".
Xenial reflexión.

La queue bleue dixo...

Eu creio que isto é que é literatura.

Perry dixo...

Sí, recordaremos siempre, las alamedas etc

Peke dixo...

Perdón pola intrusión. Xa respondín o meme, señor Kaplan.